Mistica | página de entrada Ciberoteca português français english
Su página precedente Presentación del proyecto Comunidad virtual Aplicaciones Piloto Clearinghouse Eventos Evaluaciones Su página siguiente

Utopías, institucionalización y burocratización
Autor:
Alfredo Armando Aguirre
Fecha de Publicación:
17/03/1999
Contenido
Palabras claves:
Localización:
Ciberoteca > Archivos > esp_doc_20.html
Documentos conexos:

(una meditación en clave de ingeniería social)

Por el Licenciado Alfredo Armando Aguirre

choloar@bigfoot.com

Aspiran los pensamientos que siguen a combinar conceptos como: "cooperación libre", "socorros mutuos", "siempre listo", y "juego limpio", con los contenidos del pensamiento indígena y popular latinoamericano, y el papel potencial que las tecnologías de la información, pueden desempeñar, para que en la implementación practica de los cuatro primeros conceptos, se pueda plasmar toda la creatividad de las silentes mayorías populares y/o mestizas de América.

Sea desde el concepto de "seres estando", acuñado por Bernardo Canal Feijoo( 1897/1982) o el de "estar siendo" acuñado por Rodolfo Kusch( 1922/1979), creemos que, atento a las diferentes manifestaciones culturales, los contenidos del pensamiento indígena y popular latinoamericano, son distintos a los del pensamiento occidental, que arranca en el logos griego según unos, o en la modernidad europea, según otros.

En el estado actual de nuestro tratamiento de la cuestión, creo, que en el pensamiento indígena y popular latinoamericano, hay no solo una dimensión mestiza, sino componentes de negritud y sobremanera, lo aportado por las migraciones europeas, de fines del siglo pasado y principios de este. Las masas pauperizadas que huyeron de Europa y llegaron a nuestra América, huyendo de todo tipo de miserias, eran portadoras también de aquellas actitudes existenciales, que los efectos del logos y la occidentalidad, no habían podido( ni puede todavía) acallar.

Como todas estas cuestiones es materia de debate, la cuestión de la forma y el contenido. Aunque reluctantes a los efectos cuasi genocidas de los sucesivos y contradictorios intentos de occidentalización que se vienen operando desde la llegada de los conquistadores y evangelizadores españoles, nos parece una necedad, desechar sin mas algunos aportes que occidente ha hecho a la humanidad.

La condición que, al menos el autor de estas lineas pone, es que esos aportes se hagan respetando puntillosa y reverencialmente a la fluencia vital actual del pensamiento indígena y popular latinoamericano.

No podemos ya negar los efectos de una traumática convivencia pentasecular.

Pero referirnos a estas actitudes sincréticas, que ya se dan desde por lo menos un siglo atrás en nuestras latitudes y longitudes, nos lleva a hacer un alto acerca de un producto occidental que merece algún detenimiento : Me refiero al concepto de "organización"

Antes de la Primera Guerra mundial, Roberto Michels", en su conocida obras "Los partidos políticos", realizado una ácida critica al funcionamiento de la democracia multipartidaria. El surgimiento de los fascismos europeos y la 'Guerra Fría", luego

impidieron una lectura pormenorizada de esta obra, que mas alla de un cuestionamiento especifico estaba abordando una cuestión genérica: la de las objeciones que merecía la organización tal como se fue perfilando desde la modernidad hasta la Ilustración.

A Vuela pluma ,recordamos los cuestionamientos a lo que luego se motejaría como "Nomenklatuura", por parte del disidente Djilas en su "Nueva Clase". Así Norkotte Parkinson y sus "Leyes" sobre la burocracia. Se recuerdan las criticas contra el centralismo y el burocratismo, gestadas desde las experiencias del socialsimo real.

El fubncionalismo norteamericano, acuñó de ": la autonomía funcional de los motivos".

Hace poco tiempo, escuchaba a un especialista en Recursos humanos, afirmar, que "toda organización que supere las mil personas es inmanejable".

Nos parece una hipótesis fecunda afirmar que el gigantismo de las organizaciones ha terminado neutralizando los principios que las animaron. Lo contractual, se vio enhervado, por todo lo que el racionalismo dejo fuera de sus horizontes. Así no pudo con el liderazgo(o principios de jefatura), con la sempiterna lucha por el poder, con lo que Pareto denominaba 'la persistencia de los agregados"y la "neofobia".

Entre lo "manifiesto" explícitamente en los objetivos sociales de cada estatuto o contrato societario, y lo "latente", viene habiendo grandes brechas. Las grandes organizaciones, terminan por "encapsularse", sirviendo a las necesidades concretas de sus integrantes, particularmente, los que ocupan posiciones de liderazgo, y los objetivos para las que fueron explícitamente creadas, quedan soslayados o en roles subalternos. Muchas veces, los de los destinatarios finales de los objetivos de cada organización, solo algunos son alcanzados en sus beneficios, al solo efecto de dar las apariencias del cumplimiento de los objetivos de la respectiva organización.

A la eventual objeción, de que la organización acompaña la condición humana, nos adelantamos a aclarar que nos referimos a la organización tipo occidental. A aquellos puntillosas estructuras organizo/funcionales con sus correspondientes memorándum descriptivo de tareas. reglamentos orgánicos, estatutos o manuales de organización, que en la mayoría de los casos sirven como referencia para ver las organizaciones que funcionan en su alrededor, pero siempre desvirtuando sus fines.

Como consecuencia de específicas problemáticas espacio temporales, dieron comienzo a formas organizacionales precarias ordenadas en torno a principios simples como serian "la cooperación libre", 'los socorros mutuos", "el juego limpio", y " el siempre listo", Se trataba de asociaciones de personas físicas y vecinos en términos territoriales. En esos casos el afecto societatis", era y es una realidad tangible.

Consideradas estas, asociaciones de primer grado, las mismas comenzarían a crecer en complejidad. Estos crecimientos cuantitativos, podían asumir dos direcciones o ambas simultáneamente. Por un lado se incrementarían en forma por lo menos geométrica, sus miembros físicos. Por el otro empezarían a aparecer organizaciones de grados superiores. Así aparecerían las asociaciones de segundo, tercer, cuatro y hasta punto grado. Para que decir que la organización de primer grado de numerosas personas físicas y las de segundo o mas grado, terminan burocratizándose con todas las características que aquí apuntamos.

Aunque legos en la materia, nos parece que lo precedente tiene bastante que ver con el concepto de "institucionalización', tal cual lo emplean la Psicología y las Psiquiatria en sus múltiples escuelas.

Estos procesos con diferentes especifidades se viene dando en nuestra América. Toda la gama de las conocidas como entidades de bien publico, ahora redescubiertas como ONGs o "Tercer Sector", se conocen por nuestras tierras. Clubes deportivos y sociales, mutuales, cooperativas, boys scouts. cooperadoras, animan la vida de nuestras medianas y pequeñas oblaciones, así como en las zonas rurales.

El principio del "Juego limpio" motoriza a los clubes deportivos; el de la "cooperación libre" motoriza a las "cooperativas", el de los" socorros mutuos" a las mutuales y el del "siempre listo", a los "boys scouts".

Esas instituciones como otras, como las cooperadoras( escolares, hospitalarias, policiales ),funcionan en permanente interrelacion con los Municipios y alcadias y particularmente con las escuelas de primarias(o elementales ) y aun de las secundarias o medias.

En nuestra América, esto viene sucediendo por lo menos desde el ultimo tercio del siglo pasado. Muchas veces estas conjunciones de instituciones de bien público, municipios y escuelas elementales, vienen dando respuestas concretas mas alla de esquemas de aplicación general en el terreno de los enunciados.

Atento, las lamentablemente recurrentes interrupciones de las instituciones democráticas, en nuestros países las instituciones de bien publico, fueron cuna ,escuela y refugio de la dirigencia política.

Las memorias de estas instituciones, acreditan lo que venimos sosteniendo.

Es sobre esta fluencia vital donde los contenidos del pensamiento indígena y popular latinoamericano vienen encuadránadose en los continentes de las instituciones de bien publico, municipios y escuelas elementales, donde podemos vislumbrar como hacer aportes para que las personas físicas que la animan, sean ellos mismos, desde sus respectivos horizontes simbólicos.

Aquí es donde aparecen las posibilidades que entendemos le pueden asistir a las tecnologías de la información.

Para empezar, creemos que el concepto de tecnologías de la información, en cuanto herramientas comunicacionales, reconceptualiza, técnicas ya conocidas en la fluencia vital americana. Llevamos al atención a la radiodifusión( tanto en la ya decantada onda corta, como en las radios comunitarias de frecuencia modulada), ya las bibliotecas populares y escolares.

En el caso argentino, al llegar las computadoras personales (preludio del modem y de INTERNET), habían arribado la televisión por cable coaxil, el discado telefónico directo nacional, y los canales de televisión por cable.

En los días que corren la fluencia vital preexistentes y las tecnologías de la información, se van interpenetrando. No hay tiempo para el tratamiento homogéneo. Tal vez no haga falta.

La educación vuelve a mostrar sus posibilidades para la elevación cultural de la gente, en particular de los sectores empobrecidos y carecientes.

Tecnologías, como el fotocopiado y el escaneo, permiten el "reciclaje", de experiencias muchas veces cubierta por el polvo de los archivos y las bibliotecas inconsultas.

Las posibilidades de cambio, son en nuestra opinión muy grandes, pero las resistencias de los ''intereses creados", serán ostensibles. Ninguna minoría privilegiada, aun a costa de los demás, abandonara sin protestar sus sitiales.

En una permanente apuesta por nuestros empobrecidos en términos materiales, creemos que las utopías inherentes al "juego limpio", a
"la cooperación libre", a los "socorros mutuos", y el "siempre listos", pueden seguir alentando a la fluencia vital del pensamiento indígena y popular latinoamericano, que alienta la existencia de las mayorías americanas. Las tecnologías de la información, empleadas con creatividad y con buena voluntad, pueden ser eficaces catalizadores.

Buenos Aires , 12 de octubre de 1998)


Su página precedente Búsqueda Créditos Encabezado Mapa del sitio <webmistica@funredes.org> Su página siguiente
http://funredes.org/mistica/castellano/ciberoteca/participantes/docuparti/esp_doc_20.html>
Correo: webmistica@funredes.org
Última modificación: 27/09/1999